Xact Metal es una startup estadounidense creada hace apenas 6 meses, su principal objetivo es llevar la fabricación aditiva de metal a las pequeñas y medianas empresas. Y aunque la empresa se bastante reciente ya ha hecho uno de sus mayores anuncios, el lanzamiento de su primera impresora 3D, la XM 200 que tiene una velocidad de 1,5 m/s.

En menos de un año esta joven empresa americana logró crear una impresora 3D de metal relativamente asequible comparada en el resto del mercado de la impresión 3D en metal. Xact Metal compite con grandes nombres de la industria como Markforged y su reciente lanzamiento de una impresora de metal o Desktop Metal que ha recibido grandes fondos de Google y BMW. La XM200 estará disponible después de este verano.

“La XM200 es nuestra primera impresora 3D industrial que ofrece un rendimiento increíble sin dejar de ser asequible, dice Juan Mario Gomez, director general de Xact Metal. Creemos que puede tener un impacto significativo en todos los jugadores de la fabricación aditiva de metal.”

La impresora 3D tiene un volumen de impresión de 127 x 127 x 125 mm y un láser con una potencia de 250W. El nuevo sistema de esta empresa permite que la máquina funda el metal a una velocidad de 1,5 m/s, su rayo láser es ortogonal y se coloca sobre una plancha de impresión que proporciona una fusión uniforme sobre toda la superficie de impresión. Xact Metal ha desarrollado también un escáner de alta velocidad, se encuentran actualmente solicitando la patente.

Matt Wood, director de la tecnología de Xact Metal, dice que “la XM200 fue diseñada teniendo en cuenta las necesidades de los usuarios. La impresión de gran volumen ofrece una gran flexibilidad en la fabricación de una variedad de piezas. El sistema es muy accesible y fácil de usar y el software es intuitivo y diseñado para crear fácilmente modelos 3D. Además, la impresora es muy compacta y se adapta fácilmente en un lugar de trabajo. “

Esto refuerza la idea que el mercado de la fabricación aditiva de metal es el futuro de la industria, y es por ello que EE.UU. se encuentra en plena potenciación y en la búsqueda de la democratización de estas tecnologías.