Ocasionalmente las impresoras Oki suelen mostrar el “Error fatal”, lo que de entrada significa que ha ocurrido un problema que requiere una intervención por parte del usuario. Lo recomendable inicialmente es apagar la impresora durante 5 minutos y volver a encenderla transcurrido este tiempo y es que las Oki y los tiempos largos de inactividad mientras está encendida son malos compañeros de trabajo. Si aún así, el fallo persiste, revisa si la impresora está en una regleta de alimentación o conectada directamente a la pared. En el caso que esté conectada a una regleta, desconéctala de ahí y conéctala a una toma eléctrica de la pared; ya que a menudo, el problema está relacionado con la energía.

 Fuente sacada de Ahorra en tinta