Prusa anuncia el lanzamiento de su i3 MK3, un modelo en apariencia bastante clásico. La máquina utiliza la tecnología FDM ( deposición por filamento fundido).

Debajo del capó, sin embargo, destacan capacidades interesantes de la máquina, dotada con sensores para evitar fallos de impresión:

– detección de la presencia y movimiento del filamento (la impresora sabe si la bobina está bloqueada), auto carga de filamentos;
– modo “power panic”, que le permite reiniciar una impresión después de un fallo de alimentación (o si usted tropieza con el cable de alimentación).
– detección de la velocidad del ventilador para advertir al usuario en caso de un problema;
– sensores de temperatura más altos;
– detección de un posible desplazamiento entre capas para compensar las derivas del motor;
y una superficie de impresión magnética para facilitar su uso.

Se puede apreciar el enfoque de Prusa: este tipo de características de apariencia secundarias facilitan el uso diario de la impresora, incluso si obviamente incrementan el coste del producto.

La impresora Prusa i3 MK3 saldrá a la venta durante el próximo mes de noviembre.