¿Sabías que puedes ahorrar tinta dependiendo de la tipografía que uses para imprimir? El truco está en conocer cuáles son las que consumen más y cuáles menos. Y aunque ni tú ni quien lea el texto que hayas escrito notéis la diferencia, a la larga tu bolsillo sí que la notará. Porque, tal y como te mostramos en el gráfico que puedes ver a continuación, no es lo mismo utilizar una tipografía Garamond o Courier, que se caracterizan por un menor consumo de tinta o de tóner, que una Comic Sans, Cooper Black o Impact, que son las tipografías que más consumen a la hora de imprimir, ¡casi tres veces más! Es decir, pueden parecer del mismo tamaño pero el grosor es distinto, lo que determina que gastes más o menos tinta y tóner cuando vayas a imprimir.
Ahora, te estarás preguntando, ¿existe alguna tipografía que me ayude a ahorrar tinta? Sí existe, se llama Ecofont y que permite gastar hasta un 20{27a2a5d833bb6ccace45a306738188680ab864ba30506184f2baf47e54616311} menos en cada impresión, ya sea de tinta o láser gracias a la sencilla idea de llenar cada letra con diminutos espacios en blanco, en forma de círculos, que reducen considerablemente el gasto.
También hay otras maneras de ahorrar tinta en cada una de tus impresiones:

• Existen aplicaciones que reducen el consumo de tinta y que, incluso, hasta te dicen cuánto ahorras.
• Usa menos textos en negrita. Un abuso de las mismas se traduce en una menor duración del cartucho a la hora de imprimir.
• Elige aquellas tipografías que, por su trazo fino, consuman menos tinta, como es el caso de Garamond o Courier.
• El uso de fuentes más pequeñas también es una buena manera de ahorrar la tinta de tu cartucho o tóner.

 

 

Fuente sacada de Blog Brother