La Hangprinter es una impresora 3D que está suspendida y utiliza los medios de su alrededor como parte de la impresión, es decir, utiliza las estructuras que la rodean (paredes, tabiques..) para iniciar la fabricación de una pieza. Tiene tres puntos de ancla para su movimiento y puede ser suspendido por cables desde el techo también. el sistema puede determinar los movimientos a efectuar gracias al software asociado.

La gran ventaja de la impresora es que su volumen de impresión no es limitado ya que no tiene una caja que la contenga. Hasta ahora la Hangpritner ha conseguido imprimir objetos de 120 cm de altura y con un diámetro de 80 cm!

A pesar de que la impresora no ofrece una de las mejores resoluciones, permite crear rápidamente objetos grandes. Por tanto, podría ser muy útil dentro de sectores como el de la construcción o en reparaciones causadas por desastres naturales. Sin embargo, aún debe ser sometida a algunas correcciones como la deformación de filamento que va siendo cada vez más notorio a medida que el modelo de impresión aumenta. Tobben trabaja actualmente en reducir el peso de la impresora y en aumentar su velocidad de impresión.

Actualmente la Hangprinter se encuentra en una campaña de Crowdfounding en la que busca recaudar al menos 600$ algo mínimo, pero que garantizará el trabajo que ha realizado el estudiante sueco y promoverá que continuén las investigaciones en su máquina.