Durante la conferencia llamada Digital Factory el fabricante estadounidense Formlabs anunció el lanzamiento de su nueva máquina 3D, la Fuse 1, un nuevo sistema de impresión 3D, y de Form Cell, que ayuda a gestionar un grupo de impresoras Form 2.

La empresa con sede en Boston es muy reconocida dentro de la industria por sus impresoras con tecnología SLA, pero con su Fuse 1 ha decidido comenzar su incursión en el sinterizado selectivo por láser, una técnica que hasta ahora se reservaba para impresoras 3D industriales y con precios de hasta varios cientos miles de euros.

“Con el lanzamiento de la primera impresora 3D SLA en 2012, Formlabs hizo esta tecnología accesible a todos los artistas, ingenieros y diseñadores de productos en todos los niveles de la industria”, dijo Max Lobovsky, CEO de empresa. “Hoy reiteramos este enfoque con la Fuse 1 y la tecnología SLS. Mientras que todo el mundo creía imposible reducir el costo de la tecnología SLS, lo hicimos con Fuse 1. Con Form Cell duplicamos las posibilidades de la Form 2 con un sistema de automatización. La impresora SLA consigue 10 millones de impresiones y se convierte en una herramienta de producción “.

La impresora Fuse 1 de Formlabs va a crear piezas complejas con propiedades mecánicas sólidas a partir de nylon (PA 12 y PA 11). Su volumen de impresión es de 165x165x320mm. Basándose en la tecnología SLS de Formlabs se confirma que no serán necesarios los soportes de impresión y aproximadamente el 50{27a2a5d833bb6ccace45a306738188680ab864ba30506184f2baf47e54616311} del polvo no utilizado podrá ser reutilizado. Las empresas que están probando las nuevas soluciones de Formlabs ya son numerosos, Google, por ejemplo.

“La tecnología SLS acelera significativamente el período de prototipos, la combinación de propiedades físicas reales y la reducción de las restricciones de diseño permitidas por la impresión en 3D,” dijo David Beardsley, del proyecto de Google ATAP Skunkworks. Con Fuse 1, obtenemos la precisión, robustez y la posibilidad de empezar de nuevo y adaptarse a nuestros diseños. El tiempo entre el diseño y el producto final se reduce drásticamente “.

Respecto a sus sistema Form Cell, permite controlar los pasos de impresión 3D y reducir de manera significativa el tiempo de trabajo, controlando de forma remota la impresión y detectando errores. En síntesis es una nueva manera de producción.