La empresa australiana AONIQ dio a conocer en estos días la primera impresora 3D de PVC, la 888, una máquina FDM que está especializada en este material, pero que además puede imprimir con el resto de materiales del mercado.

Siempre ha habido cierto temor por llevar el PVC a la impresión 3D, debido a la alta toxicidad que puede generar el fundirlo, pero la empresa especializada en I+D ha encontrado la solución a este problema. Mencionando que abren la posibilidad de crear cosas para la vida real, ya que el material es ampliamente utilizado en múltiples sectores.

“Con esta impresora 3D estamos dando a la persona promedio la capacidad de estar a la par de las grandes corporaciones, sino vencerlas”, afirma el CEO de AONIQ, Michael Slavica. “En esta próxima etapa de la impresión en 3D es el momento para la mayoría de las personas que ya utilizan impresoras 3D pueden decidir si quieren seguir jugando en la banca o para unirse a la última revolución industrial”.

La impresora 3D de PVC cuenta con un volumen de impresión de 235 x 255 x 195 Mm, una altura de capa de 100-400 micras, un extrusor de impulsión directa con diferentes cabezales de: 2 x 0,4 mm, 1 x 0,3 mm y 1 x 0,5 mm.

Más allá de las capacidades de la máquina, lo realmente sorprendente es que la 888 puede imprimir con PVC, una resina químicamente resistente. Únicamente otra empresa australiana había desarrollado esta resina para la industria 3D, Chemson Pacific, que en 2016 dio a conocer el material 3DVinyl, afirmando que tiene las mismas características del PVC.

AONIQ ha hecho su propio desarrollo para la impresora 3D de PVC 888, y mencionó que “puede ser utilizada como los tradicionales polímeros 3D como PLA o ABS, ya que puede hacer prototipos de objetos rápidos dándole un relleno de panal”. Una gran técnica para esta aplicación, ya que no se desperdicia el exceso de material “, pero añade que la impresión 100{27a2a5d833bb6ccace45a306738188680ab864ba30506184f2baf47e54616311} puede producir un objeto real como si fuera moldeado por inyección “.

La empresa describe su máquina con “cuatro carriles de guía lineal y dos tornillos de bola masiva que se mueven suave y silenciosamente.” AONIQ dice que estas partes permiten que la 888 produzca” La anchura de un cabello humano”. Se ha puesto también mucho esfuerzo en el perfeccionamiento de la mesa de impresión calefactada. Según la compañía, la impresora 3D de PVC utiliza una secuencia de nivelación automática de 50 puntos guiada por presión que se ejecuta la primera vez que inicie la impresora. En términos de software, AONIQ ha optado por Simplify3D y Cura, que de acuerdo a la compañía dan a los usuarios “la capacidad de afinar casi todo”.

La impresora 3D de PVC saldrá a la venta el 1 de agosto de 2017, y AONIQ acepta actualmente pedidos por adelantado.